DISFUNCIÓN ERÉCTIL

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente para conseguir y mantener una erección suficiente para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria.

Se habla de disfunción eréctil cuando la incapacidad para conseguir y mantener una erección suficiente no es solo un hecho puntual sino que se repite durante un periodo de como mínimo 3 meses.

Para muchos hombres, someterse a una exploración física y responder a algunas preguntas, es todo lo que se necesita para que el médico diagnostique disfunción eréctil y recomiende un tratamiento. Si tienes enfermedades crónicas o el médico sospecha de alguna afección preexistente, es posible que tengas que someterte a pruebas adicionales o a una consulta con un especialista.

Las pruebas para detectar enfermedades preexistentes podrían comprender las siguientes:

  • Exploración física. Esta puede comprender examinar minuciosamente el pene y los testículos, y comprobar la sensibilidad de los nervios.
  • Análisis de sangre. Es posible que se envíe una muestra de sangre a un laboratorio para verificar si existen signos de enfermedad cardíaca, diabetes, niveles bajos de testosterona y otras enfermedades.
  • Análisis de orina (uroanálisis). Al igual que los análisis de sangre, los análisis de orina se usan para buscar signos de diabetes y otras enfermedades preexistentes.
  • Ecografía. Por lo general, un especialista realiza esta prueba en un consultorio. Implica el uso de un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se apoya sobre los vasos que irrigan sangre al pene. Así, se crea una imagen de video que le permite al médico ver si tienes problemas con el flujo de sangre.A veces, esta prueba se realiza junto con una inyección de medicamentos en el pene que estimulan el flujo sanguíneo y producen una erección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *